Tratamiento

¿Qué tratamientos existen para la infección por el VIH y cuáles son sus efectos?

Para tratar la infección por el VIH existen varios tipos distintos de fármacos. Estos medicamentos inciden en diversos aspectos del proceso por el cual el virus se replica. Puesto que el VIH muta con rapidez para volverse resistente a cualquier fármaco individual, los pacientes deben tomar una combinación de medicamentos con el fin de lograr la supresión máxima del VIH.

Esta combinación de medicamentos se conoce como terapia antirretrovírica; algunas personas utilizan el término "tratamiento ARV" (antirretrovírico). Los fármacos antirretrovíricos se emplean para tratar a los niños y adultos infectados por el VIH, para prevenir la transmisión maternoinfantil del virus o como terapia preventiva después de la exposición a la infección por el VIH (también denominada profilaxis posexposición). En niños y lactantes, la administración de terapia antirretrovírica en las etapas iniciales de la infección también ha conducido a cambios positivos significativos en la supervivencia de los niños infectados por el VIH.

La terapia antirretrovírica modifica el curso natural de la infección por el VIH, prolongando significativamente el periodo entre la infección inicial y el desarrollo de síntomas. Para ello, es importante diagnosticar la infección por el VIH con anterioridad a la aparición de los síntomas del sida, para iniciar la terapia en el momento más eficaz antes de que el sistema inmunitario sea dañado. De todas formas, los pacientes que inician la terapia aun después del diagnóstico de sida obtienen a menudo beneficios de salud sustanciales y prolongados.

Aunque la terapia antirretrovírica es eficaz para reducir la progresión de la enfermedad relacionada con el VIH y puede prolongar la vida hasta lograr una esperanza de vida normal, no es una curación, y las personas infectadas pueden desarrollar el sida cualquier día. La terapia antirretrovírica no debería interrumpirse y hay que tomarla durante toda la vida. Cualquier excepción a esta norma debería realizarse de forma individualizada y en consulta con un médico especializado. Además de los tratamientos para la propia infección por el VIH, existen terapias para prevenir o tratar muchas infecciones oportunistas relacionadas con el virus.

Como consecuencia de los avances médicos, las personas VIH-positivas son capaces de vivir en la actualidad de una forma saludable y productiva con el virus.

Como personal de las Naciones Unidas, nosotros (y aquellos de nuestros familiares que también estén cubiertos por el seguro de las Naciones Unidas) tenemos derecho a una asistencia médica apropiada, incluida la asistencia para el VIH. Cada tratamiento debe adaptarse a la situación particular de su salud. Así pues, conviene que se convierta en un "socio instruido" de su médico al debatir con él qué tipo de terapia antirretrovírica es mejor para usted.

Si doy positivo en la prueba del VIH, ¿significa esto que voy a enfermar dentro de poco?

Tener un resultado positivo en la prueba del VIH no supone necesariamente que vaya a enfermar a corto plazo. Aunque no se siga un tratamiento, por lo general transcurre un largo periodo de tiempo entre el momento de la infección y la aparición de síntomas de enfermedades relacionadas con el VIH. Como consecuencia de los avances médicos, las personas VIH-positivas son capaces de vivir en la actualidad de una forma saludable y productiva con el virus. Además, se está llevando a cabo un volumen ingente de investigaciones para identificar tratamientos que mejoren los ya existentes. La infección por el VIH es un proceso médico grave que debe afrontarse con seriedad, pero no es una sentencia de muerte.

Si soy VIH-positivo y el médico me prescribe medicación, ¿puedo empezar el tratamiento antirretrovírico poco a poco, por ejemplo, tomando una sola píldora cada vez?

Dado que el VIH muta constantemente, se vuelve resistente con rapidez a cualquier medicamento individual. Cuando se desarrolla resistencia, los medicamentos no son tan eficaces y la carga vírica en la sangre empieza a elevarse de nuevo. Para prevenir o lentificar la evolución de la resistencia, el médico le prescribirá tres fármacos antirretrovíricos diferentes (terapia de combinación), aunque muchas de estas terapias se presentan actualmente en una sola píldora. Al atacar al VIH de diferentes maneras, la terapia de combinación alcanza un efecto máximo y reduce la probabilidad de que se desarrolle resistencia farmacológica.

La terapia de combinación parece complicada. ¿Cómo puedo estar seguro de que seré capaz de seguirla y tomar mi medicación tal como se ha prescrito?

La terapia de combinación para el VIH no es sencilla. Sin embargo, resulta algo más fácil gracias a la dosificación en una sola píldora, que puede llegar a incorporar hasta tres fármacos distintos.

Las personas VIH-positivas que reciben tratamiento podrían verse obligadas a tomar múltiples medicamentos, en especial si la infección por el VIH está avanzada, y también necesitarán tratamiento para otras infecciones oportunistas. El hecho de tomar la medicación tal como se prescribe se conoce a menudo como "observancia del tratamiento". Puesto que la observancia del tratamiento es de importancia crítica en el caso del VIH, hay que tener cuidado especial en tomar las medicaciones para el VIH exactamente como se han prescrito. Si se salta una dosis, no la toma a su hora o modifica de otra manera el plan de tratamiento, los medicamentos no serán tan eficaces y se desarrollará resistencia con mayor rapidez. Dependiendo de su plan terapéutico, tal vez le impongan ciertas restricciones alimentarias (como la necesidad de tomar la medicación con alimento) y es posible que tenga que refrigerar uno o varios de sus fármacos.

Es conveniente que las personas VIH-positivas a las que se prescribe un plan terapéutico de combinación elaboren un plan personal de observancia del tratamiento. La naturaleza de este plan dependerá de su régimen individual de tratamiento y de la dinámica de su día a día. Antes de salir de la consulta médica con su nuevo plan de tratamiento, comente su plan de observancia terapéutica con el médico, una enfermera o un asesor con el fin de determinar cómo puede lograr que funcione en su día a día.

He aquí algunas ideas para mejorar la observancia del tratamiento:

  • Elabore un calendario para integrar el tratamiento en su rutina cotidiana.
  • Utilice una agenda para seguir paso a paso su programa de tratamiento.
  • Utilice un despertador o localizador para que le recuerde la hora de tomar una dosis.
  • Confíe en amigos, familiares o compañeros de habitación para que le ayuden a recordar y seguir el tratamiento.

Elaborar un plan de observancia terapéutica exige que asuma un compromiso y lo cumpla. También exige que examine con sinceridad su vida e identifique aquellas cosas que podrían interferir en su capacidad para tomar las medicaciones a la hora. Aunque a veces su vida se vuelva desordenada, tal como le ocurre a todo el mundo, es importante que mantenga una cierta rutina para poder alcanzar sus objetivos de observancia del tratamiento. Si viaja, asegúrese de anotar las diferencias horarias, de modo que pueda seguir tomando las medicaciones a la hora prescrita. Si olvida una dosis, tómela inmediatamente después de que lo recuerde, a menos que coincida con la siguiente dosis; en tal caso, tome sólo una dosis.

Aquellos de nosotros que somos VIH-positivos deberíamos recordar que no somos los únicos que nos enfrentamos a estos retos y que otros nos pueden ayudar. Muchas personas con el VIH u otras enfermedades crónicas se encuentran en la misma situación. Es importante creer que el tratamiento es beneficioso, en vez de considerarlo como una faceta de "estar enfermo". Un especialista en el VIH ha calificado la terapia antirretrovírica como "llevar un cheque de un millón de dólares", porque sabemos que, cuando lo iniciamos en el momento oportuno, el tratamiento antirretrovírico prolonga la vida de las personas con el VIH y les brinda la posibilidad de una esperanza de vida normal. También puede ser útil hablar sobre el tratamiento con otras personas que se enfrenten a situaciones similares, con el fin de compartir ideas y buscar soluciones factibles para la observancia terapéutica y otros temas.

Comprendo que tener el VIH me hace susceptible a otras infecciones. Si soy VIH-positivo, ¿cómo puedo protegerme de ellas?

Las personas con el VIH tienen una susceptibilidad máxima a las infecciones cuando el virus ya ha deteriorado gravemente el sistema inmunitario. En la mayoría de los casos, la terapia de combinación contra el VIH refuerza significativamente el sistema inmunitario y reduce la susceptibilidad a las infecciones oportunistas. Si está infectado por el VIH, visite periódicamente a un médico especializado en tratar enfermedades relacionadas con el virus, de forma que pueda controlar su sistema inmunitario. El control rutinario permitirá que el médico prescriba tratamientos para prevenir algunas de las infecciones oportunistas que pueden afectar a las personas con el VIH.

La susceptibilidad de las personas VIH-positivas a las infecciones oportunistas subraya la importancia de conocer el propio estado del virus. Muchas personas con el VIH que posponen la prueba sólo descubren que son positivas cuando experimentan una enfermedad grave y, a veces, potencialmente mortal. Al conocer el estado del VIH, puede cuidar mejor de su salud y asegurar que le controlen periódicamente. Si está infectado por el virus, el médico puede prescribirle medicación que prevenga el desarrollo de infecciones oportunistas.

Prevención, diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis

La tuberculosis (TB) es una enfermedad infecciosa común y a menudo mortal que puede afectar a todo el mundo. Un tercio de la población mundial está infectado por la bacteria de la tuberculosis. No todas las personas infectadas desarrollan tuberculosis (sólo alrededor de uno de cada diez a lo largo de su vida), pero, aun así, cerca de nueve millones de personas que están infectadas en todo el mundo desarrollan tuberculosis cada año.

Las personas con VIH tienen una probabilidad mucho mayor de presentar tuberculosis desde el mismo momento en que se infectan (aproximadamente, una de cada diez al año), aun en el caso de que tomen tratamiento apropiado para el VIH. De hecho, en muchas partes del mundo, la tuberculosis es la causa más frecuente de enfermedad y muerte entre las personas con el VIH, pese a ser una enfermedad que se puede prevenir y curar. En muchos países, la tuberculosis es a menudo la primera señal de que alguien está infectado por el VIH, ya que aparece pronto en el curso de esta infección.

Todos debemos conocer los síntomas de la tuberculosis y tomar medidas inmediatas si sospechamos que la padecemos o nuestros compañeros, amigos o familiares. El diagnóstico y tratamiento tempranos de la tuberculosis mejoran los resultados y reducen el riesgo de propagación a otros. Los síntomas más comunes de la tuberculosis son tos persistente durante más de dos a tres semanas, pérdida de peso sin razón conocida, fiebre y sudoración nocturna. Si cree que podría padecer tuberculosis, acuda inmediatamente al centro de atención sanitaria más próximo.

Todas las personas infectadas por el VIH deberían someterse a pruebas de detección para averiguar si están infectadas por la bacteria de la tuberculosis, ya que puede tratarse para prevenir la evolución de enfermedad tuberculosa (terapia preventiva con isoniazida). Las personas con el VIH también deberían someterse a pruebas periódicas para detectar la enfermedad tuberculosa cada vez que acudan a la consulta. Recuerde: la tuberculosis puede prevenirse y curarse.

Videos
Más información

Para obtener más información sobre el ciclo vital del VIH y las distintas opciones de tratamiento, visite los siguientes sitios web (se abrirán en una nueva ventana del explorador):

  • Blog AIDS Treatment News (en Inglés)
    En este blog de AIDSNEWS.org se incluyen cientos de noticias sobre el sida, con sus vínculos y referencias. Además incluye una nueva opción de twitter con un listado de las últimas noticias de este ámbito.
  • Fármacos aprobados para tratar el VIH: Una tabla comparativa (en Inglés)
    Una tabla donde se resume los fármacos para luchar contra el sida, en el sitio web de Aidsmeds.com.
  • National Aids Treatment Advocacy Project (en Inglés)
    Sitio web de una organización estadounidense centrada en el tratamiento del sida
  • Comunidad de intercambio de información sobre el tratamiento del sida
    CATIE, una organización sin ánimo de lucro canadiense, ofrece información detallada sobre el tratamiento del sida (síntomas, diagnóstico, prevención, acceso a los fármacos, investigación, etc.). Su objetivo es animar a las personas con VIH y sida a involucrarse de manera activa en la toma de decisiones y en la creación de estrategias para mejorar su atención sanitaria. Un sitio web muy completo, con dos listas de correo, numerosas publicaciones que pueden imprimirse y un servicio telefónico gratuito y bilingüe.
  • Terapia antirretrovírica (en Inglés)
    Un sitio web muy útil para personas VIH-positivas, creado por la Universidad de Liverpool
  • Base de datos de interacciones de los fármacos antirretrovíricos (en Inglés)
    Esta web ha sido creada por HVI Insight, un portal de Internet desarrollado por el Colegio de Médicos de la Universidad de California San Francisco